Vivienda  medianera.AL1 :: RESIDENCIAL :: NUÑO ARQUITECTOS  Arquitectura e Interiorismo diseñado para tí

ARQUITECTURA > RESIDENCIAL > Vivienda medianera.AL1

Cliente:           Particular

Estado:           Finalizado 2006

Tipología:       Vivienda entre medianeras

Localización:  Almoradí (Alicante)


OBRA SELECCIONADA EN LA MUESTRA DE ARQUITECTURA RECIENTE DE ALICANTE 2006-2007

MEMORIA DEL PROYECTO

Buscar un terreno para construir una casa en casco urbano, hecho difícil en la actualidad a los precios que están (2.004). Por qué  no arriesgar y explorar las posibilidades de un solar estrecho y alargado de 5.98x21.65. La intención, realizar una vivienda flexible y un local para uso propio.

La edificación se debe introducir en una manzana en la que prevalecen viviendas de dos plantas que no han sucumbido a la fiebre de la construcción. En ella la nueva vivienda de cuatro plantas marcará un hito por su esbeltez, por lo que creamos un estuche de tres lados, abierto en fachada, donde introduciremos la vivienda. Por tanto creamos unos límites en los que actuar.

El objetivo final del proyecto es conseguir un espacio lo más diáfano posible en toda la vivienda evitando cualquier compartimentación. Para ello se plantea en todo el edificio un núcleo central de servicios que permita dobles circulaciones en torno suyo. Los tabiques interiores, fuera del núcleo, desaparecen. Los muebles de los dormitorios se convierten en elementos separadores, mientras que grandes puertas pivotantes o correderas realizan la función de tabiques móviles.

Grandes ventanales permiten la correcta iluminación de las estancias interiores. La fachada posterior orientada a sureste se abre por completo hacia el patio y la terraza, libres de ruidos, en la planta baja y primera respectivamente, creando una continuidad espacial entre el interior y el exterior, permitiendo la ampliación visual de los espacios de mayor actividad diaria.

Para la protección solar se instalan venecianas exteriores, las cuales permiten una mejor graduación de la entrada de la luz y de control de vistas necesarias en un entorno urbano.

Para un uso cómodo de la vivienda se proyecta un espacio en el núcleo de servicios para la instalación de un ascensor. Ese espacio se delimita con un muro de hormigón. Éste, además, cumple una función estructural, pues absorbe gran parte de los esfuerzos horizontales debidos al sismo y al viento. Todo ello nos permite reducir la sección de los pilares metálicos que se han proyectado, y por tanto la introducción de los mismos dentro de los cerramientos.

La vivienda se estira en su última planta hasta llegar a la altura de coronación de cubierta de las futuras edificaciones, dando, al mismo tiempo, un remate a la fachada de la calle.