Rehabilitación estructural. Aluminosis :: REFORMAS Y REHABILITACIÓN :: NUÑO ARQUITECTURA  Arquitectura e Interiorismo diseñado para tí

ARQUITECTURA > REFORMAS Y REHABILITACIÓN > Rehabilitación estructural. Aluminosis

Cliente:           Comunidad de propietarios

Estado:            Inicio obras 2018

Tipología:       Rehabilitación edificios

Localización:  Santa Pola

 

La comunidad de propietarios nos encargó el trabajo de realizar el proyecto de rehabilitación tras la redacción del IEE. En el informe se indicaba la necesidad de reparar los forjados dañados en planta baja, así como  los pilares de planta baja y diversas zonas de la fachada.

Previo al proyecto se extrajo una muestra de vigueta y se envío la misma a un laboratorio. Éste determinó que el cemento era, finalmente, aluminoso. 

Para la reparación se propone la sustitución funcional de las viguetas dañadas, por un sistema patentado de acero galvanizado, que nos garantiza una correcta reparación y un adecuada puesta en carga de los nuevos elementos.

 

¿QUÉ ES LA ALUMINOSIS?

Se denomina aluminosis a una patología del hormigón, que se manifestó especialmente en las viguetas de los forjados de los edificios, por la cual el hormigón utilizado pierde sus propiedades haciéndose menos resistente y más poroso, poniendo así en peligro la estabilidad del edificio.

Esta patología se debe al cemento aluminoso  que era empleado en la fabricación de viguetas ya que fraguaba más rápidamente que con los cementos tradicionales, reduciendo el tiempo de fraguado y la resistencia final que era superior al cemento tradicional.

Este cemento lleva una alta concentración de alúmina, lo que le provoca cambios químicos ante determinados agentes, alterando sus propiedades. A altas temperaturas y humedades altas la estructura de este cemento pasa de hexagonal a cúbico, esto hace que el cemento ocupe menos, por tanto tenga menos densidad y en consecuencia más poros, entonces pierde resistencia mecánica y la humedad penetra provocando la oxidación de las armaduras de las viguetas.

Los agentes que actúan son atmosféricos o bien debido a fugas en instalaciones de saneamiento, fontanería o filtraciones en cubiertas. En cualquier otro sitio la vigueta funciona perfectamente.

En España se empleó especialmente este cemento entre 1950 y 1970  en pleno auge de la construcción.